Diez consejos para elegir campamento de verano

  • 17
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    17
    Shares


Al elegir campamento de verano, solemos pensar en sol, vacaciones, playa, montaña… y seguro que un montón cosas más. Ya comentamos hace unas semanas que este tipo de programas hace tiempo que dejaron de ser “aburridos” o “molestos”, así como los diversos beneficios de realizar uno de ellos. Ahora bien, una vez has decidido apuntarte a uno de estos campamentos surge otra pregunta: ¿Qué hay que tener en cuenta?

Y he ahí la razón de ser de los siguientes consejos. Hemos andado preguntando a diversos centros y academias los aspectos clave que se han de tener en cuenta al elegir campamento de verano. Una serie de recomendaciones que seguro te serán de gran ayuda al escoger entre uno y otro programa. ¡Nadie más experto que ellos para dar estos consejos!

Ten en cuenta los gustos de los más peques

Al fin y al cabo son ellos quienes van a ir al campamento, asistir a las clases, realizar las diversas actividades que se propongan… Es importante que todos estos aspectos gusten (en mayor o menor medida) al niño o adolescente que va a llevar a cabo el programa. Por ejemplo, si se decanta por los deportes quizás deberíamos llevarle a un campamento de idiomas deportivo; si no quiere alejarse de la familia tal vez sea mejor optar por un campamento de verano urbano. Recalcamos la importancia de este punto; pues si a tu hijo/a no le gusta el programa al que le has apuntado no aprenderá ni aprovechará al máximo esta gran experiencia.

La importancia de los idiomas

Han sido muchos los centros quienes han destacado este aspecto al elegir campamento de verano. Y es que si tu intención es la de que tu hijo/a aprenda idiomas en el campamento has de tener en cuenta una serie de factores. En primer lugar ha de tratarse de una inmersión lingüística completa. Es decir, clases, actividades, deportes, tiempo libre… TODO ha de ser impartido en el idioma que se desea aprender. Buen ejemplo de ello sería el campamento realizado por English Summer School en Sagunto. La Residencia (como así se llama) está estructurada como si de un pequeño pueblo inglés se tratase. Podemos encontrar un ayuntamiento, una tienda, una frutería, una agencia de viajes, una biblioteca, una enfermería, etc. Todo ello en inglés, para que el alumno pueda aprender el idioma de forma rápida y divertida.

Otro gran exponente de esta máxima sería Diverbo. Un centro cuyos campamentos destacan por la convivencia internacional que en ellos se lleva a cabo. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que a estos programas acuden participantes de distintos países de habla inglesa; lo que unido a los profesores y monitores nativos asegura una inmersión lingüística las 24 horas del día. Ideal para que tu hijo aprenda el idioma inglés y sus diferentes acentos durante el verano.

La experiencia del centro

No menos importante es la veteranía de la organización en sí. Difícilmente un centro contará con una larga trayectoria profesional si a lo largo de los años ha recibido críticas por parte de alumnos y familias. Si éste posee una amplia experiencia en la organización de este tipo de programas podrás confiar en su buen hacer. De todos modos siempre puede darse el caso de que estés interesado en un campamento de reciente creación. En este supuesto te recomendamos preguntarles hasta la saciedad todas y cada una de tus dudas; asegurándote de que cumplen punto por punto el resto de aspectos que tratamos en este artículo.

La edad del participante

¿Cuántos años tiene tu hijo/a? ¿Es todavía un niño o podríamos considerarlo ya un adolescente? Es muy importante que respondas correctamente a estas preguntas, pues la edad del participante es un factor que debería determinar tu elección. Así lo recomienda Alea, quien nos aconseja optar por campamentos pequeños (es decir, no más de 50 personas) en el caso de que el alumno tenga menos de 6 años, como su programa de Summercamp La Fría (Segovia); puesto que los más pequeños de la casa suelen sentirse más cómodos en entornos más reducidos. En cambio, y de cara a adolescentes, sería buena idea pensar en campamentos de mayor tamaño, donde el participante tendrá más oportunidades de conocer y relacionarse con más personas. En este sentido destacamos el programa Summercamp La Data del mismo centro, también en Segovia.

La localización al elegir campamento de verano

Igual de relevante es la localización del campamento en sí. Siempre que puedas opta por aquellos centros que se encuentren más cerca del trabajo o de casa. Sobre todo en el caso de los campamentos de verano urbanos o de aquellos que no incluyan servicio de alojamiento.

La temática del campamento

Tal y como decíamos al principio es muy importante asegurarnos de que el programa escogido se corresponde con los gustos de nuestro hijo. No te preocupes, pues existe una gran variedad de programas y temáticas entre las que elegir: campamentos deportivos, de aventura, urbanos, en la playa, rurales, musicales… Seguro encontrarás uno que se ajuste a sus preferencias. Y recuerda: de nada sirve el obligarle a ir a un campamento que no le convenza; puesto que se pondrá nervioso, lo pasará mal y apenas aprenderá.

El programa de actividades

No sólo es conveniente que las actividades del campamento gusten a tu hijo, sino que también éstas ayuden a fomentar su integridad. Desde deportes a teatro, talleres de manualidades o excursiones. Todas ellas han de servir para que el niño disfrute, aprenda y se desarrolle como persona. Un buen consejo de Albergue Valle de los Abedules, cuyos campamentos multiaventura en la naturaleza tratan de fomentar la inteligencia emocional del alumno.

La profesionalidad de profesores y monitores

Nunca está de más saber si los profesores y monitores del campamento cuentan con experiencia previa en este tipo de programas. Tampoco nos vendría mal averiguar si estos han recibido la cualificación apropiada o si han sido entrenados en primeros auxilios (¡ojalá no tengan que hacer nunca uso de ellos!). Y por último, que no menos importante, si nuestra intención es que nuestro hijo/a aprenda idiomas los profesores y monitores han de ser nativos o, en su defecto, bilingües (pero bilingües de verdad).

La calidad de las instalaciones

Puede parecer una tontería, pero el estado del equipo y el emplazamiento pueden afectar en gran medida al desarrollo y buen término de un campamento. En este sentido te recomendamos comprobar al detalle las condiciones del alojamiento, de las zonas comunes, de los espacios deportivos, del equipo informático y del material escolar. Sabemos que no siempre será posible el que vayas a verlo en persona; pero el centro no debería tener ningún problema en pasarte fotos del estado actual de las instalaciones.

La alimentación

Suele ser uno de los aspectos que más preocupa a los padres. ¿Con qué menús cuenta el centro? ¿Se ofrecen menús adaptados a intolerancias alimenticias? Conviene saber también cuántas comidas componen el régimen de pensión completa (muchos programas no incluyen la merienda, por ejemplo) o si poseen dietas especiales. Para saber toda esta información nada mejor que te pongas en contacto directamente con el centro. Incluso puedes pedirles el menú que se llevará a cabo en el campamento para ver si es o no de tu agrado.

 

Y un último consejo: pregunta, pregunta y pregunta antes de elegir campamento de verano. No te quedes con ninguna duda antes de contratar uno de estos programas. Mails, teléfono… Todo vale a la hora de asegurarnos de que escogemos el mejor campamento posible para nuestros hijos. En este sentido te será de utilidad el siguiente buscador de campamentos de verano. Un listado con diversos campamentos que se ofrecen a lo largo y ancho de la península, y a través del cual puedes ponerte en contacto con las propias organizaciones.



  • 17
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    17
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *