El mejor campamento de verano

El mejor campamento de verano ¿Qué debe tener?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  


Cuando los padres se ponen a buscar el mejor campamento de verano, seguro que un sinfín de preguntas sobre que ha de tener les rondará la cabeza. Lógico por otra parte. Una vez decidido que el peque (o no tan peque) de la casa va a hacer uno de estos programas de verano surgen muchas dudas (¡Y si aún no te parece una buena idea deberías ver estos diez beneficios de las colonias de verano!): ¿Inmersión lingüística completa o tan sólo alguna que otra clase de inglés? ¿Cómo han de ser las instalaciones? ¿Y la alimentación del campamento? ¿Qué programa de actividades es el que más conviene?

 

Tantas preguntas que al final hemos decidido escribir un artículo donde responder a todas estas cuestiones. Para ello hemos preguntado directamente a los centros y agencias organizadoras de campamentos de verano. Una a una nos han ido contando los aspectos y factores que consideran esenciales en todo buen campamento. Algunos de ellos más que interesantes. Así que si andas buscando una colonia de verano para tu hijo/a de cara a estas vacaciones seguro los siguientes 8 puntos te serán de utilidad 😉

La combinación perfecta

“Para que un estudiante aprenda de verdad un idioma existe una combinación ideal: Profesores nativos + inmersión total en inglés + programa realmente adaptado a cada nivel + aventura y juegos divertidísimos. Un niño tiene que aprender sin sentir la presión de que lo está haciendo.” No lo decimos nosotros, sino Campus Moragete, centro con quien estamos 100% de acuerdo y cuyos campamentos cumplen con esta premisa. Conviene que recuerdes esta fórmula, pues en los siguientes apartados iremos adentrándonos en ella.

Inmersión lingüística completa

Evidentemente dependerá del objetivo que persigamos. Si lo que buscamos es que nuestro hijo/a disfrute de unas divertidas vacaciones sin más tareas que las de practicar algún que otro deporte o participar en un taller de manualidades no prestes atención a este punto. Pero si tu intención es que aprenda idiomas y se divierta al mismo tiempo presta atención: se ha de hablar en el campamento el idioma deseado las 24 horas del día, a jornada completa. No sólo en las clases, sino incluso durante las actividades, en el comedor, el tiempo libre…

Profesorado nativo

Pero por supuesto también se ha de hablar el idioma en las propias clases. Por eso es esencial que quienes lo impartan sean profesores nativos o bilingües en su defecto (pero bilingües de verdad). Así nos lo señala Paola Jiménez de Armas, CEO de Campamentos Cíjara; quien recalca la importancia de que los profesores cuenten asimismo con la formación adecuada y estén capacitados para enseñar el idioma en cuestión.

Y también monitores nativos

No nos cansaremos de repetirlo: en un campamento de idiomas se ha de hablar todo el tiempo en dicho idioma, tanto dentro como fuera de las clases. Y es justo en este segundo punto donde los monitores pasan a un primer plano. Estos han de ser nativos/bilingües, conocer el idioma a la perfección y ser capaces de transmitírselo a los alumnos.

Le Ski, organizadores y distribuidores de campamentos, hacen especial hincapié en este punto asegurándose de que todos sus programas lo cumplen a la perfección. Por otra parte (que no menos importante), es recomendable que no haya más de 8/12 alumnos por monitor, para que éste pueda supervisarlos sin problemas y atender sus necesidades de forma conveniente.

Condiciones del programa

Tal y como comentamos en “Diez consejos a tener en cuenta al elegir campamento de verano”, tu hijo/a ha de estar conforme con el programa que se elige. Al fin y al cabo va a ser él/ella quien va a disfrutarlo. Tal y como nos señala Huesca International Camp, programa lingüístico donde niños/as y jóvenes de entre 6 y 16 años aprenden inglés, de nada sirve el obligarle a ir a un campamento que no le gusta, pues tampoco el aprendizaje será el correcto. Si le apasionan los deportes quizás deberías optar por un campamento de idiomas deportivo; si prefiere la playa por qué no llevarle a un curso de verano en la costa.

En este sentido te recomendamos hables directamente con tu hijo/a para saber qué le motiva, cuáles son sus intereses, qué programa le llama más la atención, etc. Aunque eso sí, igual de importante es que el campamento cumpla con los objetivos de vosotros los padres. La virtud se encuentra en el punto medio.

El programa de actividades

Y por eso mismo las actividades que se lleven a cabo en el campamento han de adecuarse a los gustos de tu hijo/a. Hay programas de muchos tipos y para todas las personas: deportivos, acuáticos, musicales, teatrales, temáticos… Sea cual sea el que escojas has de asegurarte que cuenta con un programa completo de actividades. Uno que le permita ejercitarse, mantener activa la mente y con el que sobre todo disfrute. Te aconsejamos por lo tanto que preguntes directamente al centro qué actividades se van a llevar a cabo y cómo se van a realizar éstas (un par de fotos o vídeos tampoco estarían de más).

Instalaciones y equipo

Limpio, ordenado, cuidado, con el equipo adecuado… Ten en cuenta que el campamento será el hogar de tu hijo/a durante las semanas que dure el programa. Qué menos que asegurarnos de que el centro se encuentra en óptimas condiciones, y que el equipo y material que se dé al alumno sea el apropiado. También sería conveniente saber si las instalaciones cuentan con calefacción y aire acondicionado; si los espacios deportivos se encuentran en buen estado; si los ordenadores y demás equipos tecnológicos están actualizados (y no son del siglo pasado); etc. Buen ejemplo de ello serían los campamentos de ActioStay: alojamiento en hotel de 4 estrellas, pensión completa…

Para ello nada mejor que una llamada o correo electrónico a la organización pidiéndoles que te envíen fotos del estado actual de todos y cada uno de los espacios del campamento.

El mejor campamento de verano, ante todo, ha de tener seguridad

Cierto, participar en un campamento de verano es una de las experiencias más enriquecedoras que uno puede realizar. Pero eso no quita para que no se cumplan unas condiciones mínimas de seguridad que impidan que las vacaciones terminen en desastre. ¿Cómo averiguarlo? Sabiendo si el campamento cumple con los requisitos y normativa específica de cada Comunidad; preguntando cuál es el ratio de alumnos por monitor (entre 8 y 12 sería lo ideal); y viendo si el centro cuenta con enfermería y con personal formado en primeros auxilios.

Siguiendo esta línea la alimentación en un campamento juega un papel igual de importante. ¿Con qué menús cuenta el centro? ¿Se ofrecen menús adaptados a intolerancias alimenticias? Una serie de preguntas que nunca viene mal hacerse.

 

Al final la clave para averiguar si los campamentos cumplen todos y cada uno de estos aspectos es bien sencilla: preguntando. Ahora bien, muchas veces no te será sencillo encontrar el número/correo electrónico de estos centros. Por eso mismo te dejamos a mano el siguiente buscador para que encuentres el mejor campamentos de verano de idiomas. Un listado donde poder ver en detalle estos programas, sus descripciones y la posibilidad de ponerte en contacto directo con ellos sin compromiso alguno:

 



  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *