Cómo ser un buen monitor de tiempo libre

¿Cómo debe ser un buen monitor de tiempo libre?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  


Un monitor de tiempo libre tiene un gran reto por cumplir: ofrecer a ls niños una experiencia inolvidable. Esta es una tarea que conlleva muchas responsabilidades, pero a la vez es una experiencia gratificante, divertida y única.

Ser monitor de tiempo libre requiere preparación, responsabilidad, disciplina y otros valores importantes para lograr alcanzar los objetivos de un campamento de verano.

Así que, si tienes en mente dedicarte a esto durante las vacaciones, debes conocer cuáles son las principales cualidades que busca un campamento en un monitor de tiempo libre.

Encuentra los mejores campamentos

Responsabilidades de un monitor de tiempo libre

Un monitor de ocio y tiempo libre cumple distintos roles dentro de un campamento de verano. Gracias a él se llevan con orden muchos aspectos importantes del campamento relacionados con la logística y los planes de recreación. Entre sus principales funciones destacan las siguientes:

Gestionar las actividades que se realizarán:

Un buen monitor debe tener el control de todas las actividades que se van a realizar (así no deba participar activamente en alguna de ellas). Su labor es planificar todo lo que se va a realizar o, en su defecto, proponer las mejores prácticas para que las experiencias en el campamento sean acertadas y positivas.

Si, por ejemplo, la temática es playera, el monitor de tiempo libre deberá seleccionar los juegos de campamentos que más se adapten a esa temática, considerando factores como la edad y los intereses de los campistas.

Brindar entretenimiento y diversión:

Los monitores deben proyectar energía, ser positivos, optimistas y dar lo mejor de sí para que los niños pasen unas vacaciones soñadas. La actitud de un monitor es siempre receptiva, deberá estar dispuesto a escuchar, hablar, aconsejar, proponer y supervisar.

Uno de sus principales objetivos será darles mucha diversión y entretenimiento a los niños con base en las canciones de campamentos y en los juegos previamente planificados.

Brindar seguridad:

Un monitor, además de ser una persona que está presente para animar y divertir, también estará atento al bienestar de cada campista. Por lo general, los campamentos cuentan con un equipo de monitores capacitados para atender emergencias o percances de la forma más profesional posible.

Es responsabilidad del monitor que cada niño se sienta a gusto. Para ello deberá atender incomodidades, quejas o inconformidades, procurando que estén alegres, cómodos y tranquilos.

Cualidades de un monitor de tiempo libre

Asumir toda esta responsabilidad requiere de ciertas cualidades importantes. Los campamentos de verano buscan a personas que cumplan con un perfil con determinadas cualidades personales y profesionales. Algunas de dichas cualidades las mencionamos a continuación:

Responsabilidad:

Un monitor debe ser, en primer lugar, muy responsable. Desde cumplir horarios hasta estar completamente atento a los niños, son tareas que conllevan mucha responsabilidad. Todo esto debe hacerlo desde el inicio de su jornada, siempre con una actitud proactiva.

Capacidad de planificar:

Un monitor tiene que ser organizado, debe saber planificar actividades y horarios. Esta es una habilidad muy importante, ya que de ella dependerá el éxito o el fracaso de las actividades diarias del campamento.

Capacidad de improvisar:

A pesar de ser un buen planificador, siempre pueden ocurrir eventualidades que hacen que los planes cambien por completo. Ante este escenario un monitor debe saber cómo responder de forma espontánea y creativa. De esta forma la experiencia de los campistas no se verá interrumpida en ningún momento.

Capacidad de comunicar:

Un monitor debe saber comunicar sus ideas. Esto le servirá al momento de planificar, pero también es una excelente herramienta para lograr dinámicas efectivas con niños y jóvenes de distintas edades. Cuando alguien sabe comunicarse, le es fácil entablar una conversación con una sola persona o con muchas; con niños de 5 años o con un grupo de adolescentes.

Así pues, sabrá adaptarse a la situación, no le costará opinar sobre decisiones importantes para el campamento o decir cosas elocuentes para divertir al grupo.

Tomador de decisiones:

Un monitor debe saber tomar decisiones ante situaciones complicadas. Por lo tanto, debe tener conocimiento de su entorno y aportar una o varias soluciones en un momento determinado.

Esto garantiza la continuidad del campamento, al no dejar que los percances o los conflictos interpersonales que se puedan presentar afecten la calidad de la experiencia. Sin embargo, para lograrlo, el monitor debe saber cómo intervenir, escuchando y aportando las mejores soluciones.

A pesar de ser una labor de corto o mediano plazo, un monitor de ocio y tiempo libre tiene un arduo trabajo. Sin embargo, las personas que cumplen con las cualidades antes mencionadas, más que considerarlo un trabajo, lo toman como una experiencia gratificante que les permite ser ellos mismos y regalarle su mejor actitud a los demás.

Generalmente, un monitor debe proyectar naturalidad en todo lo que hace. Fingir optimismo, felicidad y responsabilidad para cumplir con los requisitos no es suficiente. Así que, si tu meta este verano es convertirte en monitor, prepárate para contagiar a los demás con tu dinamismo y tu energía.

¡Tú puedes!



  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *